Ray Alder – What the water wants

La mítica voz de Fates Warning se estrena en solitario con un trabajo elegante y sensible

Ray Alder es una de las voces más importantes del metal progresivo. Además de ser el cantante de una banda mítica como Fates Warning durante más de tres décadas, ha estado al frente de los infravalorados Redemption hasta hace escasos dos años (cuando fue sustituido por Tom S. Englund de Evergrey). Ahora, afincado en Madrid, presenta su primer disco en solitario llamado What the water wants, con el español Tony Hernando (Lords of black, Saratoga) teniendo un peso importante en la composición de algunos temas.

Estamos ante un trabajo que combina muchos medios tiempos con unos pocos temas bastante más cañeros en la línea más heavy de Fates Warning. Estos últimos son, precisamente, los compuestos por Hernando y que harán las delicias de los fans de los estadounidenses. Es verdad que por el camino se han perdido los tintes más progresivos, pero es un trabajo que atesora elegancia y buen hacer; una constante en la carrera de Ray Alder.

Lógicamente, el registro vocal no es el mismo que mostraba en No exit (1988), sino que predomina un estilo sobrio pero lleno de sentimiento. Un ejemplo de esto es el tema que abre el disco, Lost, que evoca a los últimos (y reunidos) Conception. No será hasta el cuarto corte, Shine, donde escuchemos riffs de guitarra potentes que recuerden a los últimos discos de Fates Warning. A beatiful lie o Wait también podrían estar incluidas en el Theories of flight (2016) sin desentonar demasiado, pero el resto de temas, sin embargo, se centran en mostrar todo lo que Alder puede transmitir con su voz. Y lo consigue con creces, apoyado en unas letras bastante profundas e introspectivas, como viene siendo habitual en sus otros proyectos.

En definitva, What the water wants es un disco notable, lleno de buenas canciones, sensibilidad, elegancia y buen gusto, pero seguramente los fans de Fates Warning o Redemption echarán en falta temas más enérgicos y algo de complejidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *